top of page

Dolor y Gloria: Una obra de arte que cobra vida en la introspección.



Título original: Dolor y gloria Año: 2019 Duración: 108 min. País: España Dirección: Pedro Almodóvar Guion: Pedro Almodóvar Música: Alberto Iglesias Fotografía: José Luis Alcaine


Dolor y Gloria narra una serie de reencuentros en la vida de Salvador Mallo, un director de cine afligido física y mentalmente ante la imposibilidad de seguir rodando y la dificultad de separar el cine de su propia vida.


La cinta comienza con el veterano director magistralmente interpretado por Antonio Banderas aguantando la respiración bajo el agua de una piscina como si estuviera atrapado en un espejo, tal y como sucede en algunas películas de Cocteau, director fundamental en esta obra.



Lo primero que atraviesa la pantalla es el dolor y la metáfora de un relato a corazón abierto en la que Almodóvar retira audazmente el telón para revisar sus propias inseguridades narradas a través de sus toques distintivos: colores audaces, abrazos apasionados y abundantes referencias a sus inspiraciones cinematográficas como lo son Pier Paolo Pasolini en “Mamma Roma”, Lucrecia Martel en “La niña santa”; Luis García Berlanga en “El verdugo”; Marilyn Monroe en “Niágara”; entre otros.


Podría decirse que Dolor y Gloria cierra la trilogía de sus obras más personales, que inicio con La Ley del Deseo (1987) y posteriormente La mala educación (2004). En estas tres obras podemos encontrar características similares que quedan abiertas y terminan cerrándose con esta cinta y en su punto más alto como lo son: los traumas infantiles, la construcción de la identidad homosexual y el abandono.