top of page

No hay frenos, no hay limites en el Verano del 85 -François Ozon (2020)


Una película apasionada y conmovedora en que los protagonistas encajan a la perfección. Basada en la novela La danse du coucou de Aidan Chambers. Ozon no comete errores, porque no calcula nada.


"Si algún día hago un largometraje, mi primera película será una adaptación de esta novela". - El libro del que habla François Ozon es La danse du coucou de Aidan Chambers, que el director leyó en el verano de 1985 cuando tenía 17 años. En este verano del 85 hay algo íntimo que explota. Va más allá de la historia, más allá de los personajes. Es un ambiente, una experiencia que el cineasta reprime con dificultad. Por supuesto, hay situaciones que se encuentran en la filmografía del cineasta: como el cementerio en Frantz (2016), la escena de la morgue en Under the Sand (2000) o el disfraz en Una Nueva Amiga (2014) , pero aquí los elementos distintivos del trabajo de Ozon ya no están solos. Todas son instantáneas de una vida que corre demasiado rápido. No tienes tiempo para entender la felicidad o el malestar que estás sintiendo, los sentimientos que están naciendo.


Quizás te interese Él y el: La amistad es amor sin sexo


Los protagonistas se conocieron durante seis semanas. Pero ese tiempo se convierte en algo imborrable y solo el cine puede volver a ponerlo en juego. El cine de Ozon es uno de los más desenfrenados, sus películas se sienten como una montaña rusa en deceso; Es irritante o sublime. O ambos al mismo tiempo. Esta vez en Verano del 85 es algo abrumador. La autoría está dominada por una pasión incontrolable. La sublime frialdad de Double Love (2017), se transforma aquí en un cine de 'amantes cálidos'. La misma calidez de la ciudad costera de Normandía, en ese verano de 1985 donde David, de 18 años, salva a Alexis, de 16, de ahogarse. Los dos comienzan a salir. Entonces nacerá una tumultuosa historia de amor. Alexis, atormentado por constantes pensamientos de muerte, nunca había vivido la vida con tanta intensidad. Se hacen promesas eternas. Si uno muere primero, el otro va a bailar sobre su tumba. El hechizo es hermoso, pero también muy corto. Y se detiene abruptamente.




Como el más clásico de sus recursos cinematográficos, La voz en off y una confesión. La historia de un asesinato que luego se revelará a través de un largo flashback. Ozon p