top of page

KAIRÓS se prepara para su estreno en salas de cine en Colombia

“He conocido a algunos Amaranto en mi vida. Ya no tenían una noción de su edad, pero habían conservado esta vitalidad. Como si llevaran en su interior las virtudes de esta planta que nunca se marchita: el amaranto … parte de la película descansa sobre los hombros de este ser; me resulta difícil decir personaje, porque creo que uno no puede construirlo, sino que tiene que encontrarlo".

Nicolás Buenaventura.





Bogotá, 27 de septiembre de 2021. – Inspirada en todas aquellas personas que la sociedad intenta invisibilizar pero que sorprenden por su actitud responsable ante la vida, llega a las salas de cine en Colombia Kairós la más reciente película de Nicolás Buenaventura este 28 de octubre.

Para Nicolás, Kairós, está escrita, imaginada, pensada, en ese cine que le importa y conmueve a la gente, y que él también quisiera ver en una sala de cine, además de tener como punto de partida la definición de la palabra griega Kairós, que significa tiempo, pero no cualquier tiempo. Los griegos tenían dos palabras para definir el tiempo, una era KRONOS y otra KAIROS. Cronos representa el tiempo cronológico, el que se mide en horas, minutos y segundos, y Kairós representa el tiempo de calidad, ése en el que estás tan metido en la experiencia que no sabes qué hora es.

"Aión que es la eternidad, Cronos el titán que se come a sus hijos y es el tiempo que pasa y no lo podemos detener y el tercero que es Kairós al que a veces no podemos ver, si lo vemos no lo identificamos y si lo atrapamos solo podemos tomarlo de un mechón que cuelga por su rostro, en referencia a lo difícil que resulta", aseguró Nicolás Buenaventura en entrevista para Caracol Radio.

Kairós narra la historia de Amaranto, un hombre de 60 años, quien trabajó toda su vida como cajero en un banco y para no pagarle la pensión, es despedido. Desposeído y derrotado, regresa a su antiguo lugar de trabajo haciendo favores de toda índole, lo que le permite hacerse nuevamente un lugar. Su honradez, y su “falta de ambiciones” han hecho que pase inadvertido, pero sus ahorros, que le han permitido subsistir desde el despido, comienzan a agotarse. El día en que un furgón asaltado debe dejar con urgencia una fuerte suma de dinero, Amaranto tiene la ocasión de conseguir un robo tan simple como extraordinario.