top of page

Él y el: La amistad es amor sin sexo

Analizamos el último trabajo de Xavier Dolan "Matthias y Maxime" que el año pasado, estuvo seleccionada para el 72º Festival de Cine de Cannes.



La historia de "Matthias y Maxime" es muy simple, como el título, dos personas, dos líneas. Las dos líneas se cruzan brevemente al principio, en el medio y al final por tres veces, lo que corresponde al progreso gradual de los sentimientos entre dos personas. Una descripción de sentimientos ambiguos y autosuficientes.


Dos amigos de la infancia se besan como parte de la filmación de un cortometraje para la universidad. Este momento de intimidad desencadenó una reacción en cadena de una serie de conflictos internos, como sus aficiones, su orientación sexual, la relación con su circulo social e incluso cambiar la naturaleza y relación de su amistad.


Como dijo el novelista francés Zola: "Un beso es un secreto que se cuenta a la boca en lugar de a los oídos".



El secreto entre dos hombres es como un muro invisible. Dolan es muy bueno capturando con extrema precisión este sentimiento: una sensación de asfixia altamente saturada, que gira constantemente en el aire y luego se diluye lentamente. Los pensamientos secretos entre sus personajes son tan extensos, pero aún así, se remarcan en cortos detalles como saludarse con sonrisas, con ojos fluidos ó con la fugacidad del silencio inadvertido.


Sin duda es romántico contemplar dos hombres cuidadosamente cariñosos a través de la ventana de una noche tormentosa, o en como terminaron simplemente congelando el tiempo entre besos y caricias, pero en lugar de decir que se trata de una película sobre temas de discordia homosexual y conflictos madre-hijo, Matthias y Maxime se parece más a una película sobre la amistad.